Tips básicos para no fallar en el primer intento

  1. ¡Dales el mejor hogar! El Sustrato: 

De esto depende en gran parte el éxito de nuestra primera experiencia de autocultivo, pues el sustrato donde se desarrollarán las raíces de nuestras plantas, debe ser una mezcla pensada en las necesidades de la planta de cannabis. A nuestras hermanas les gusta un sustrato que sea esponjoso, ya que si es muy compacto las delicadas raíces no podrán penetrar el mismo tan fácil, que tenga una buena retención de humedad, pero al tiempo un correcto drenaje y con componentes orgánicos y minerales que aporten macro y micronutrientes. De la mano de la experiencia de nuestros hermanos de Killa Cultiva, tenemos una fórmula desarrollada por ellos hace alrededor de 6 años que garantiza las mejores condiciones para nuestras niñas. 

  1. ¡Refréscalas con la calidad y la cantidad justa! 

Con respecto al riego edáfico de nuestras niñas hay algunos aspectos a tener en cuenta. De las preguntas más frecuentes que nos encontramos es “¿Con cuanto debo regar mi planta?” y esto depende del estadio de la misma, estado de salud, ventilación, evaporación, etc., pero como regla general debe ser entre el 10 y 25% del volumen de su contenedor. Otro aspecto es la presencia de cloro en el agua potable de nuestro servicio doméstico de agua la cual debemos dejar evaporar naturalmente dejándola reposar en un recipiente unas 24 hrs. Así mismo es indispensable realizar la medición del pH del agua que le aplicaremos a nuestras plantas, y graduar este mismo con la aplicación de soluciones orgánicas o inorgánicas, para garantizar que estas puedan realizar sus procesos fisiológicos de la manera más óptima, y graduar este mismo con la aplicación de soluciones. Por ultimo esta la temperatura del agua!, algo que por lo general no se tiene en cuenta pero, es un factor importante en el cultivo ya un riego que supere los 30°C puede acarrear en retrasos en el crecimiento y mal absorción de algunos nutrientes, de igual manera que si se realizan riegos con temperaturas por debajo de los 15°C. 

  1. Nútrelas con lo mejor!  

Lo que para nosotros representa los alimentos o dieta que tenemos en nuestra nutrición, para las plantas es la fertilización. Si bien podemos realizar una nutrición completamente orgánica haciendo uso de nuestros residuos y otros elementos naturales, una forma más efectiva en cuanto a los tiempos de asimilación y la rapidez con la que podemos llegar a excelentes cosechas de alta calidad, es la nutrición edáfica (en el riego) con fertilizantes líquidos de rápida absorción de origen orgánico, orgánico-mineral o mineral netamente. En nuestra experiencia, nuestras plantas expresan todo su potencial genético con el uso de @Mills Nutrients, una línea profesional para cannabis desarrollada en Holanda y con los mejores componentes orgánicos suplementado con minerales con los más altos estándares de la industria. Esta línea de fertilizantes se encuentra aprobada por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para trabajar en la industria farmacéutica de cannabis.  

  1. Prevenir mejor que lamentar… 

Una de las bases de la medicina tanto humana como animal y, ahora podemos hablar de, la medicina vegetal, es la prevención antes que la curación. Es más efectivo la prevención de cualquier condición que la resolución de la misma por lo que en cuanto a manejo de plagas respecta, es importante llevar un ciclo de prevención de plagas en el cultivo con la aplicación periódica de extractos vegetales y otros componentes de origen natural para combatir estos organismos que comprometen el desarrollo de nuestras preciadas flores. Así que aunque aun no hayas visto algún insecto, artrópodo, hongo o parasito en tus plantas, no dejes de prevenirlos!  

Autocultivo Legal en Colombia
Guía básica con todo lo que tienes que saber de un indoor

Related Posts

Shopping cart (0)